EducaciónEstudiosSão Paulo

¿Cómo es hacer una maestría en Brasil? Parte 2

Hace un tiempo conté la primera parte y podés hacer click acá para recordar el comienzo.

Una vez que terminó la pasantía de 6 meses dimos entrada a los papeles para matricularme como estudiante de maestría. Además de los documentos que demuestren mi residencia legal en Brasil (RNE y CPF), tuve que presentar copia del diploma de graduación. No hizo falta traducirlo y tampoco me pidieron un examen de portugués. En algunas universidades lo piden, pero como hice esa pasantía no fue necesario porque mi orientador constató que podía comunicarme bien.

¿Y la beca de posgrado?

Voy a tratar de explicar lo mejor que pueda cómo funciona eso.

En Brasil existen algunas instituciones de fomento que otorgan becas (como CONICET en Argentina). Básicamente hay dos federales (CNPq y CAPES), algunas estatales (como FAPESP en São Paulo o FAPERJ en Río de Janeiro) y algunas empresas privadas que financian proyectos específicos, etc. En todos los casos, sí o sí tenemos que estar matriculados en un programa de posgrado. Las estatales funcionan muy similar a Conicet donde tenemos que presentar nuestro proyecto y ellos evalúan si nos la dan o no. Las dos Federales, en cambio, funcionan un poco diferente y para explicar eso antes tengo que explicar qué es el Conceito Capes.

El Conceito Capes es un puntaje otorgado a los programas de todas las Universidades del país luego de una evaluación que realiza CAPES cada 3 años. Evalúan la producción científica de los docentes y estudiantes, la formación del cuerpo docente, la calidad de formación de los estudiantes y el impacto social del programa de posgrado. Al final de esta evaluación se le otorga un puntaje al programa (no a la Universidad) que va del 1 al 7. Cuanto más alto es ese número, mayor es la probabilidad de obtener subsidios para proyectos y dinero de CAPES y CNPq que pueden convertirse en becas. El programa después se encarga de distribuir ese dinero en forma de becas.

Por eso, es importante hablar con los orientadores y preguntarles de qué forma se pueden obtener becas al momento de hacer el posgrado. En mi caso había algunas becas CNPq disponibles y me otorgaron una cuando la solicité. El valor de la beca de maestría no cambió en casi 10 años a nivel nacional (alrededor de R$1500 por mes). Sinceramente, no es suficiente para vivir en São Paulo cómodamente ya que es una ciudad MUY cara (atención al énfasis en “muy”). En otras ciudades la realidad es diferente, claro.

El bendito proyecto y los cursos

Después de saber si podemos acceder a una beca hay que preparar el proyecto. Muchas veces el/ la orientador/a ya tiene decidido qué hacer, pero otras veces hay que armarlo junto con él o ella (como fue mi caso). Después se presenta el proyecto a la secretaría del programa y al comité de ética.

Existen también materias optativas y obligatorias que hay que hacer para conseguir créditos (25 para maestría y 40 para doctorado) y un examen de inglés obligatorio. Para doctorado además piden otro idioma que no sea portugués.

En mi caso demoramos mucho en cerrar el proyecto porque cambiamos 3 veces de tema. Así que una vez que estuvo todo en orden tuve que correr para pedir los insumos, hacer los experimentos, analizar los datos y escribir la disertación, ya que una vez que termina la beca no hay chance de prorrogar, al menos no con CNPq y CAPES.

En muchos programas además existe una “pre-defensa” del proyecto llamada qualificação. Se expone a un jurado los resultados obtenidos hasta el momento y nos orientan para poder terminar en día y forma. Yo no tuve eso pero sé de amigos que sí tuvieron que hacerlo, aunque es más común en el doctorado.

Etapa final

Luego de las correcciones de la disertación hay que elegir el jurado. Se les envía mails o cartas formales a los elegidos (3 titulares y 1 suplente para maestría) preguntándoles si aceptarían evaluar nuestro trabajo. Si la respuesta es positiva, hay que hacer copias de la tesis y enviárselas 30 días antes. Luego hay que agendar en la secretaría del programa la fecha de la defensa y esperar.

Durante esos 30 días la espera es terrible. Por lo general dormimos unos días para recuperar la energía que consumió esta última etapa (por lo menos eso hice yo, jaja), preparamos la presentación sin olvidarnos de hacer varios backups, la practicamos en el lab con las compañeras y discutimos los últimos detalles,  y encargamos algo rico para comer después de la defensa con todos.

El día de la defensa

Llegamos temprano, armamos el proyector y cuando llegan los jurados empezamos la presentación que no puede durar más de 45 minutos. Luego, cada jurado se sienta en una larga mesa con la copia de la tesis que le habíamos enviado (nuestro orientador actúa como mediador) y empezamos, realmente, a DEFENDERLA. Nos hacen todas las preguntas que tienen sobre nuestro trabajo y ponen a prueba nuestros conocimientos sobre el tema.

Este momento puede durar mucho o poco y depende de muchos factores; qué tan bien está desarrollado el proyecto, si cumplió con los objetivos, si es coherente con el tema del grupo al que pertenecemos, si son buena onda ellos, si somos buena onda nosotros, si vamos a seguir trabajando en el tema. *Traga saliva y mira para otro lado disimuladamente*. O sea, no hay entrevista previa con esas personas, ese día es el primer día que nos vemos y hablamos del tema, por eso una defensa puede durar de 2 a 5 horas.

 

Acá yo rogando que no me hagan preguntas muy difíciles

 

Luego, todos salimos de la sala y ellos se quedan debatiendo. Volvemos a entrar, nos informan si fuimos aprobados y nos hacen los comentarios finales; como lo que les gustó y que esperan que sigamos trabajando en el tema. *Mira disimuladamente para los lados y sale caminando sin mirar atrás*. Y nosotros agradecemos, nos olvidamos el portugués, lloramos, nos abrazamos, nos sacamos fotos y vamos a comer lo rico que habíamos encargado días antes.

Sólo resta llevar los últimos documentos a la secretaría del programa y una copia final de la disertación con las correcciones. Después de un tiempo tenemos que ir a buscar el tan anhelado diploma.

Acá yo con mi cara de loca con el diploma de “Mestra em Ciências” el día que lo fui a retirar

¿Y el famoso artículo científico o paper?

Muchos programas no piden obligatoriamente publicar el artículo para obtener el título, pero sí para poder anotarnos al doctorado (o al menos que el artículo haya sido enviado a una revista). Aunque claro, es lindo terminar la etapa con esta publicación.

Mi experiencia y consejos

Para terminar, yo creo que hacer un posgrado en Brasil es como hacer un posgrado en cualquier otro país, sólo hay que agregarle el detalle del idioma. Aquellos que son del área de las ciencias exactas saben lo complicado que es, las muchas horas que pasamos en el lab, las horas que tenemos que estar leyendo papers para no atrasarnos con el tema, las pocas horas y dinero que sobran para hacer algo diferente. Pero se conoce mucha gente increíble y si esa vida y trabajo de verdad es algo que nos apasiona seguir, es una experiencia genial y más si sumamos la experiencia cultural.

Lo interesantes es que terminando la maestría me di cuenta que esa no era la vida que yo quería seguir, así que decidí que ese fue mi final con la vida académica y de investigación (después de mucho llanto y crisis existencial, claro).

 

Todo lo que vino después fue muy interesante y sobre todo desafiador… pero eso, en los próximos capítulos.