Italia

Primeras impresiones de Italia

Si bien estamos hace un par de meses en el país de la pizza y la pasta, ya pude percibir algunas diferencias tanto con Argentina como con Brasil.

Vengo pateando este post por pereza hace rato pero lo quiero escribir porque quiero que la Alejandra del futuro vea lo que le llamó la atención a la Alejandra del pasado. Me hubiese gustado haber hecho algo así cuando llegamos a Brasil pero lo más parecido que hice fue este post unos años después.

Aquí van las cosas que más me llamaron la atención:

1. La arquitectura y el cuidado de los edificios. Sabemos que en Europa cuidan mucho este aspecto pero verlo diariamente es hermoso, no puedo parar de mirar cada detalle en las fachadas y pensar en todo el trabajo y cuidado que ponían al construir cada edificio.

2. Los italianos fuman mucho. Ya había escuchado esto pero verlo y principalmente olerlo es otra cosa. Y de todas las edades eh? Siento mucho el olor a cigarrillo a todas horas. Incluso me llamó la atención cuando vi el agujerito especial que tienen los tachos de basura públicos para apagar el cigarrillo y tirar la colilla ahí (aunque en algunos lugares se pueden ver muchas colillas en el piso).

La segunda foto es de las vías del tren en la estación de Milán

3. Manejan extraño. También escuché sobre esto antes de venir y lo comprobé con mis propios ojos. Y ni hablar de cómo estacionan, es realmente gracioso. Ahí van unas fotos para probar.

Tengo la galería del cel llena de fotos y videos con estos ejemplos jaja

4. Hay banderas en todas las cuadras. Amo esto porque todo el tiempo te sentís en Italia. Por lo menos un departamento tiene una bandera flameando en el balcón.

5. Hablan fuerte y gritan. No es algo que a los que venimos de Argentina o Brasil no sorprenda pero es muy común escuchar las conversaciones de la gente en la calle cuando estás en tu casa o de los vecinos en los pasillos y no es precisamente porque las paredes son finas, sino porque hablar fuerte. Incluso hay memes sobre esto. 

6. Pelean a los gritos. El segundo día que llegamos al país fuimos al supermercado, la señora que estaba pagando en la caja empezó a pelearse con la cajera y ambas empezaron a los gritos, lógico que no entendí mucho pero cuando nos tocó pagar, la cajera nos atendió como si nada hubiese pasado. Ya vimos esto varias veces. Incluso en un super la cajera le dijo a la clienta “si no le gusta cambie de supermercado!” y cuando fue nuestro turno estaba lo más tranqui. Es como si tuvieran un chip para discutir y lo van activando y desactivando para cada situación.

7. Animales en todas partes, principalmente los perros. Hay bebederos en las calles para los perritos, pueden entrar a todos los lugares y con todos me refiero a todos, tiendas en general, trenes, restaurantes y hasta supermercados. Como tenemos a la Milly me preocupaba no poder encontrar depto que acepten mascotas pero realmente ese no es un gran problema acá en Italia porque aman a los perros.

Realmente entran a casi todos los lugares

8. Son simpáticos cuando intentás hablar el idioma. Hasta ahora nuestras experiencias con los italianos que nos cruzamos siempre fueron buenas. Si bien no manejamos bien el idioma, todas las veces que tenemos que hablar con ellos intentamos hacerlo en italiano y ellos notan que hacemos un esfuerzo y aunque no nos salgan todas las palabras o no conjuguemos bien los verbos, siempre nos tienen paciencia, hablan más lento y nos tratan bien. Y esto es en Torino, que dicen que las personas del norte son más frías y nada simpáticas.

9. El agua dura. En Italia y en muchos países de Europa el agua tiene mucho minerales y se la considera “dura”. Este es un problema para mí porque me está destruyendo el pelo. Luciana y Mariano no tuvieron mayores inconvenientes o los solucionaron rápido, pero claramente yo no la tolero muy bien. El pelo se me cae de a mechones (es desesperante!), se me secó muchísimo, la piel de la cara y del cuerpo también están super secas. Estoy con vitaminas específicas para el pelo, productos para el cabello y recetas caseras, cremas mega hidratantes. No sé, si algo me funciona después lo cuento pero todavía no estoy encontrando la solución.

10. La calidad de los productos aunque sean los de la marca del super. Cuando llegamos con presupuesto corto siempre compramos por precio, no calidad, cierto? Pero aún así los productos de marca blanca son muy buenos. Los fideos, la leche, harina, quesos, etc no nos defraudaron.

Bueno, voy a volver a leer este post en un tiempo y ver si algo de esto cambió o se volvió normal. Estoy animada por todo lo que se viene. 🙂